Decía el fotógrafo Bill Cunningham que la moda es nuestra coraza para sobrevivir a lo ordinario. Mucho más allá de la ropa y las prendas que cuelgan en nuestros armarios, la moda es un medio de expresión, un arte y, en preciosas ocasiones, una experiencia de lujo. Son esos inestimables momentos en los que moda y lujo se dan la mano los que crean la pasión y convierten el estilo personal en un placer.

Sentir la piel erizarse viendo pasar los vestidos en la alfombra roja de la Gala MET, emocionarse cada vez con el pequeño vestido negro de Givenchy en los primeros fotogramas de Desayuno con Diamantes, dedicar un día entero al shopping y probarse vestidos en Versace o deslizar los dedos por la piel de un Amazona de Loewe. Hay episodios que no queremos olvidar nunca, como los 11 momentos icónicos en los que el lujo se convirtió en objeto de deseo.

230.000 cristales de Swarovski en la piel de Rihanna

Cuando en 2014, Rihanna fue galardonada con el premio de Icono de Estilo del CFDA (Consejo de Diseñadores de Moda Americanos) deslumbró a los asistentes haciendo honor al premio que recibía. La cantante barbadense caminó hacia el escenario en un vestido hecho a medido por Adam Selman con 230.000 cristales de Swarovski bordados sobre tejido de rejilla para un efecto nude, envolviendo toda su suntuosidad con una distinguida estola de pelo rosa. Una vez más, diamonds are a girl’s best friend.

El desfile de Loewe en la sede de la UNESCO

Loewe, la firma española que ha convertido el lujo en tradición, sigue actualizándose y convirtiendo el diseño en un arte. Jonathan Anderson escogió el edificio de la UNESCO en París para su debut en Loewe incorporándolo así a su proyecto de rebranding de la histórica marca.

El joven diseñador empezó su etapa con una colección de ricas texturas en tonos tierra y formas orgánicas en materiales como la piel y el ante. Cada uno de los looks de pasarela fueron una obra de arte añadida al edificio proyectado por los prestigiosos arquitectos Marcel Breuer, Pier Luigi Nervi y Bernard Zehrfuss. Convertir el lujo en moda es un arte que JW Anderson conoce a la perfección.

El vestido de Jennifer Lopez en los premios Grammy

El paso de Jennifer Lopez por la alfombra roja de los premios Grammy en el año 2000 quedó grabado en la memoria colectiva y la historia de la moda para la eternidad. Considerado ya un icono, el vestido de gasa de seda de Versace cuenta con su propia página en la Wikipedia, está expuesto en el Grammy Museum de Los Ángeles e inspiró el desarrollo de Google Images. Un escote imposible (e inamovible) y una delicada tela semitransparente con estampado de palmeras convirtieron a la cantante neoyorkina en la estrella de una noche y de toda una década.

El momento dorado de Diane Kruger de Calvin Klein en Cannes 2011

La fama llegó a Diane Kruger tras interpretar a la bella Helena en la película Troya y es que la actriz alemana verdaderamente parece nativa del Olímpo de los Dioses. Kruger conquistó la alfombra roja de Cannes en 2011 con un vestido de Calvin Klein de lentejuelas doradas con una larga cola. No necesitó más accesorios que sus bucles rubios y un poderoso rojo de labios para complementar un look que transportaba al glamour de los años 30.

Tom Cruise escoge Armani para su boda con Katie Holmes

A pesar de que en Hollywood nada es para siempre, la boda entre Tom Cruise y Katie Holmes fue, como cabía esperar, una de las más espléndidas que se recuerdan. En noviembre de 2006, la pequeña localidad italiana de Bracciano acogió una boda de más de 3 millones de dólares en el castillo de Odescalchi. El ganador de un Oscar escogió a Giorgio Armani para el traje de la noche más especial de su vida. Sin estridencias, Tom Cruise se dirigió al altar en un clásico traje negro hecho a medida. Superar un Armani: misión imposible.

Kate Moss protagoniza la campaña de Burberry en 1999

La modelo inglesa por excelencia unida a la firma inglesa definitiva posando con su prenda icónica. La campaña de Burberry de 1999 se convirtió en un clásico del buen gusto vistiendo a Kate Moss de distinción. Fue en 1850 cuando Thomas Burberry creó la primera versión de esta pieza atemporal que pasó de las trincheras y la lluvia británica a desfilar por las pasarelas en cientos de versiones: en piel negra, con tachuelas, con volantes o con los bordes en colores neón. El verdadero lujo permanece impasible ante el paso del tiempo.

La exposición de Bvlgari en el Museo de Ciencias Naturales de Houston

Según su marido Richard Burton, Elizabeth Taylor solo sabía una palabra en italiano: Bvlgari. La legendaria firma de joyas cuenta con una larga lista de famosas amantes como Grace Kelly, Meryl Streep y Sophia Loren que ha cultivado durante sus 130 años de historia. Más de un siglo de grandiosidad que se vieron reflejados con una exposición de más de 150 piezas (prestadas por los archivos históricos de Bvlgari en Roma) en el deslumbrante marco del Museo de Ciencias Naturales de Houston. Un regalo para los sentidos.

Daniel Craig con licencia para lucir Barbour en Skyfall

Está claro que Bond, James Bond, siempre será admirado por sus trajes impecables. Sin embargo, a la hora de ponerse manos a la obra y disparar necesitará algo más resistente pero con la misma calidad de lujo. En la película Skyfall, el agente 007 escogió la mítica chaqueta Barbour para los momentos más trepidantes. En concreto, el modelo Beacon Heritage Sports surgida de una colaboración entre la marca británica y el diseñador japonés Tokihito Yoshida, encerada y con capucha extraíble. Listo para salvar el día.

Lucy Liu adelanta la primavera en los Globos de Oro de 2013

Los Globos de Oro son la primera gran gala de cada año. Sin embargo, en 2013, Lucy Liu decidió adelantar la primavera, el buen tiempo y la floración de la mano de Carolina Herrera combinado con joyas de Lorraine Schwartz y una trenza francesa. Liu resultó preciosa y dramática a partes iguales, perfecta para un momento de cine como es la antesala de los Oscar. Inolvidable.

Jared Leto de Gucci a los Oscar (y con Alessandro Michele)

Jared Leto no solo es un fenómeno de la ciencia porque no envejece sino también de la moda por su estilo único y atrevido que resulta impecable. En la ocasión de los Oscars 2016, el actor pisó la alfombra roja con un traje negro de Gucci poco convencional pero muy cool, con reborde rojo y cambiando su habitual pajarita por una flor roja de seda. ¿El punto definitivo de estilo? Asistir a la gala acompañado de Alessandro Michele, diseñador estrella de Gucci y artífice de su look.

El vestido rosa de Ralph Lauren con que Gwyneth Paltrow recogió el Oscar

Si hubo una actriz que definió los 90, con su estilo, sus romances y sus películas, esa fue Gwyneth Paltrow. La década no podía terminar de otra manera que con ella recogiendo un Oscar. Ralph Lauren fue el encargado de añadir color, glamour y estilo a ese momento creando un vestido rosa estilo princesa muy fiel a la esencia de Paltrow. La actriz americana confesó recientemente que guarda todos los vestidos que ha llevado a la entrega de los Premios de la Academia para que su hija pueda, algún día, heredar toda su magia.

Imágenes | Burberry, Bvlgari, Dazed, Everett Collection, Flavorwire, i-DMitchell Sams, Moda CL, Getty, Style Frizz